Bienvenidos a

shemtob.org

Donde la Torah se hace escuchar en el Internet

¿CUÁL ES LA ESENCIA DE LA MORALIDAD EN EL JUDAÍSMO?

Vayerá | La verdadera moralidad

La Perashá relata que Saráh era tan hermosa, que cuando Abraham estuvo en Egipto y en tierra de los filisteos, tuvo que decir que era su hermana, porque al parecer, si decía que era su esposa lo matarían. Durante la estadía de Abraham en la tierra filistea de Guerar (capítulo 20 de Bereshit), el rey de ese lugar, Avimélej, manda a tomar a Saráh. A través de un sueño, Di-s le hace saber a Avimélej que la mujer que pretende tomar es casada, y que la devuelva a su esposo. Al día siguiente Avimélej le reclama a Abraham que porqué hizo eso (de decir que es su hermana, y no su esposa). Abraham le contesta: "Pues dije, sólo no hay temor a Di-s en este lugar, por lo que me matarán por el asunto de mi mujer". De esta sencilla frase aprendemos un profundo y básico principio de la verdadera ética y moral: "sólo no hay temor de Di-s," es decir, puede ser que se trate de una sociedad muy avanzada tanto tecnológica, intelectual como académicamente, una sociedad ejemplo civilizada, si no hay temor de Di-s, se pueden llegar a cometer las peores atrocidades. Incluso la nación que fue la cuna del pensamiento filosófico moralista moderno, fue la cuna de los decretos que dieron lugar a los más barbáricos actos que la humanidad jamás había presenciado.

El Netzi"v de Boloyin, en su comentario "Haamek Davar" asevera al respecto: "El que no tiene temor a Di-s, no tiene la capacidad para sobreponerse a su instinto el cual determina la conciencia del hombre." El Málbi"m añade al respecto: Se habla de que hay temor a Di-s, sólo si se cree en una providencia particular, en la que Di-s mira, conoce y supervisa todos los actos de los pasos del hombre. Esta idea es muy lógica. No existe comparación entre el comportamiento de un hombre que cree que el único ente que reprenderá sus actos es el sistema policial (si lo descubre), a un hombre que sabe que cada detalle de sus actos, e incluso sus pensamientos, serán juzgados uno a uno con divina meticulosidad. Sólo el temor al cielo aleja al hombre del pecado y lo lleva por el buen camino, como dicen nuestros sabios: "Ten en cuenta estos tres conceptos y no caerás en las manos del pecado; conoce lo que hay arriba de ti: Un Ojo que ve, un oído que escucha y todos tus actos en el Libro son registrados."

Maséjet Avot 2:1